Inicio
 Historia
 Trayectoria
 Quien es quien...
 CD, Talleres, Mp3
 Recortes de Prensa
 Galería de Fotos
 VideoClips
 Fotos de viajes
 Cosas que pasan...
 Dejanos tu mensaje...
 si estás perdido...

mucho palo pa'que aprenda
... (delUruguaY.net)

Abren la puerta y Aldo Suárez me recibe muy cordialmente. Siempre sonriendo (característica que perdurará durante toda la nota) me invita a pasar y ponerme cómodo. Dentro de la casa se encuentra Mario Ipuche preparando un rico mate que no tiene problemas en compartir. Cuando prendo el grabador Mario y Aldo son precisos y eficaces en sus opiniones, manteniendo siempre la cordialidad. También fueron precisos y eficaces al grabar percepciones, el primer disco de "un clan" de nueve integrantes llamado Sobremaderas. Entre anécdotas e instrumentos de percusión voy ingresando a un mundo nuevo.
Bienvenidos al mundo de Sobremaderas.


- ¿Cuánto hace que existe Sobremaderas?

Mario: En junio cumplimos siete años. Del ’94 para acá hemos hecho mil cosas, anduvimos por América Latina, hicimos espectáculos en Montevideo y también en el interior del país.

Aldo: Tenemos contactos con festivales establecidos internacionalmente, algunos que nos llega la invitación todos los años y por problemas buroprác... perdón, burocráticos, no podemos asistir.

Mario: Buroprácticos ibas a decir.

Aldo: Si buroprácticos, es un término nuevo para usar.

- Que sería la antítesis de burocrático

Mario: Claro, término que si querés podes usar. (Risas).

- ¿En qué lugar de América han estado?

Mario: Hemos ido cuatro veces a Brasil, tres a Chile, fuimos a Perú...

Aldo: Justamente esos lugares donde fuimos son los que generan las invitaciones que nos llegan. Y ahora estamos tras los pasos de algunos contactos que estamos manejando.

Mario: En Costa Rica, estamos apuntando hacia el Caribe. Lo más cerca de Cuba en lo posible.

- En el disco tienen dos temas que son folklore afro-cubano ¿a qué se debe esa influencia?

Mario: Tiene que ver con la historia del grupo. Porque en realidad Sobremaderas se nucleó a raíz de una necesidad inminente de muchos músicos que andábamos en proyectos distintos, que amamos la música, pero sobretodo la Percusión. Salíamos en Carnaval, en baterías de murgas, en la calle tocando el tambor, nos "morimos" por la Percusión de Santana o Irakere. Hasta que se dió la formación de Sobremaderas en el '94 y al mes salió el primer viaje que fue para dar unos talleres, una muestra de ritmos afro a Brasil. Entonces el nacimiento de Sobremaderas tiene que ver con la Percusión.
La gente que conoce Sobremaderas sabe que básicamente somos Percusión. La "pata" fuerte del grupo es eso. Hasta la integración de Aldo en el '97, donde empieza a crecer la "pata" de composición de temas. Para ese entonces la parte de Percusión ya tenía vida propia y no hacía falta alimentarla. Cuando se integra Aldo con temas ya hechos y temas compuestos especialmente para el grupo, nos volcamos a la parte instrumental, de arreglo de canciones.

- Igual se sigue notando la parte de percusión

Aldo: Sí totalmente, incluso hay muy pocos temas de los que se pueden llamar convencionales, hay varios cortes que tienen experimentaciones rítmicas. En el caso de Ven a mar que es una experimentación en cinco cuartos o Colisión que es una experimentación de siete por ocho. Todos están armados sobre la base tímbrica de la percusión, un sonido grave, uno agudo y uno medio. Es tirarle la composición a los tocadores y empieza a fluir esa comunicación de un timbre con otro y a crear cosas muy buenas. Incluso han salido ritmos sin salir temas, debido a ese lenguaje muy rico que tiene la Percusión. Pero volviendo a tu pregunta, creo que el momento más fuerte en Sobremaderas fue la incursión de Ruben Behak que es uruguayo pero estuvo muchos años en Cuba.

Mario: Yo siempre marco tres etapas del Grupo y en esas tres etapas hay alguien que establece un antes y un después. En el inicio fue Ignacio Viana que nos enseñó mucho de percusión, sobretodo percusión afro-uruguaya y afro-brasilera. El segundo mojón sería Ruben Behak, que nosotros le decimos el cubano, quien nos transmitió toda la parte rítmica de la música afro-cubana. Y el tercer mojón es Aldo en la parte de composición. Entonces hay tres etapas bien claras en el Grupo, y dinosaurios como yo que las vivimos las tres. (Risas).

- Lo que me llamó la atención del grupo son los pocos puestos fijos en cada instrumento. ¿Cómo hacen para coordinar eso?

Aldo: En vivo nos llevó a plantearnos un desafío, que después con el tiempo hemos tomado como parte característica del grupo. Y quien nos ha visto en una o dos actuaciones, hasta le encuentra sentido a eso. Es hasta divertido ver como se desarma la banda después de cada tema y pasa uno a tocar una cosa u otra.

Mario: Nosotros le decimos el "hormigueo", ¿viste cuando pisás un hormiguero, que las hormigas se desparraman para todos lados?, bueno es igual. Termina el tema, saludamos y viene el hormigueo: aquel para allá, vos para acá, a cada instrumento y lo más rápido posible.

Aldo: Esto hace que cada músico viva desde una parte distinta cada uno de los temas. Por eso es muy rico para nosotros presentarnos en vivo donde cada uno puede desempeñar todo el amor que tiene por la música de diferentes lados. Desde una clave o una campana hasta un bajo.

- En un grupo donde hay muchas personas la responsabilidad de los arreglos musicales es complicado ¿Cómo se sobrelleva eso?

Mario: A veces es un gran esfuerzo personal. De repente trabajaste una idea unos cuantos días y te la cuestionan. Vos primero tenés que defenderla y siempre hay que tener en cuenta la posibilidad de otra alternativa. Si de las dos o las otras partes hay buena fe y ganas de laburar, todas las partes se van a dar cuenta cual es la que rinde más. Y a veces no es la mía, puede ser cualquiera o una conjunción de varias.

Aldo: Es lo que pasa cuando uno forma equipos de gente, en donde hay roles definidos y como equipo hay una confianza plena por el rol que desempeña cada integrante. En el caso de Mario que la responsabilidad que tiene es la parte de arreglo de los temas, es esa confianza ciega en el rol de él. Que va a tener el mejor fin o por lo menos el fin muy estudiado o con un criterio pensado, entonces se hace cómodo trabajar así y no caemos en esa disyuntiva, siempre estamos abiertos porque todos los aportes hacen crecer nuestra música.

Y obviamente tenemos nuestros encontronazos artísticos que son divinos y extremadamente disfrutable porque nos plantean ese desafío, porque tras ese fervor, es gozar una sonrisa y decir "pucha, tenés razón rinde más así pero me lo tuviste que demostrar para darme cuenta", eso es buenísimo. Más en Sobremaderas que es un clan, un equipo de trabajo. Creo que en escala primero somos músicos, luego somos un equipo de laburo y es lo que redondea la propuesta artística.

- Incluso buscando nuevos caminos

Aldo: ...ahora estamos estacionados dándole la merecida importancia al "hijito" este que tenemos en la calle.

- Hijo que tuvo un parto bastante largo. Un año para grabar el disco ¿ por qué tanto tiempo?

Aldo: Por muchísimos factores. Creo que el primero y más lógico en nuestro país es el económico, pero claro, además de ese hay otros. Al ser una banda numerosa, al grabar muchos instrumentos de percusión y en un mismo tiempo, crea el conflicto para nosotros que no teníamos la experiencia como grupo de ir a un estudio de grabación con todo ese aparataje.

Mario: El disco se inició en parte de los bolsillos de cada uno de nosotros. Como anécdota te puedo contar que una vuelta, tocamos en la Carpa de la IMM y compramos un cassette carísimo para poder grabar, porque se sabe que el técnico y el sonido de la Carpa es excelente. Cuando nos íbamos de la carpa nos olvidábamos del cassette, volvimos lo pedimos y cuando llego a casa, lo escucho y digo "este loco me grabó otra cosa" porque sonaba espectacular, pero me doy cuenta que son los temas nuestros. Fue un quiebre importantísimo porque nos empezamos a dar cuenta que sonábamos mejor de los que creíamos. Este fue el punto de partida del disco. Empezamos a conseguir presupuestos y demás, hasta que llegamos a SUDEI que era lo más barato y tenía una equipación excelente, totalmente digital. Recién conseguimos hora para julio del '99. Allí comenzó la grabación, pero como todo el mundo graba allí. se complicó conseguir más horas. Las otras horas fueron en octubre, luego en noviembre, después hubo mucho trabajo en febrero y marzo.

Aldo: Pasamos de tener tres horas en una semana, a tener de pronto treinta y seis horas en cuatro días. Entonces podés hacer un trabajo de la forma que se trabajan los discos, sobretodo este tipo de discos que hay que laburarlos mucho.

Mario: Con respecto al técnico Diego Verdier, que Aldo decía que nos costó al principio comunicarnos, nos costó hasta que lo logramos. De tal forma que se involucró plenamente. Terminó siendo un amigo. Con más de trescientas horas de trabajo con alguien o terminás enemigo o amigo.

- ¿Qué influencias tienen?

Aldo: Yo fundamentalmente Djavan. La música brasilera siempre entró en casa, desde chiquito.

Mario: Lo mío es sobretodo Rubén Blades. Pero escucho de todo.

Aldo: Mucha música instrumental.

Mario: Chick Korea, Trilok Gurtu y de acá lo de siempre, música más que nada de los '60 y '70. Desde Tótem hasta Mateo obviamente.

Aldo: Ahora han surgido bandas instrumentales muy buenas que yo escucho bastante, como Pepe González. Pero acá hay muy buenos músicos como Popo Romano, Urbano y después hay solistas o trovadores como Fernando Cabrera o el mismo Drexler que también tienen un gran aporte de percusión y un concepto muy pop.

- ¿En Uruguay los artistas tienen que seguir creciendo de afuera hacia adentro?

Aldo: Es algo que estamos abrazando con mayor fervor.

Mario: Te cuento algo que nos pasó hace 10 días. Lo que nos dijo la Embajadora de Costa Rica, nunca lo escuché que me lo dijera un uruguayo, ni periodista, ni músico, ni funcionario del Estado. La mujer dijo: "Estamos muy interesados en Sobremaderas", la conversación se inició así. Puede ser una frase bastante estúpida pero a mi nadie me la dijo. Cuando vamos a una radio a generar una entrevista y por ejemplo vas con un disco recién editado, te preguntan "qué actuaciones tienen". Como si el hecho de editar un disco no fuera suficiente para generar una entrevista. Entonces, en referencia a lo que decías vos de triunfar primero afuera y después adentro yo estoy convencido que es así.

Aldo: Pero no sólo eso, porque el grupo ha vuelto de muchos lados, sino que tenés una tarjeta de presentación distinta al hecho de ir a hacer algo puntual y volver. Queremos venir de otro lado con el bagaje que eso tiene. Estamos pensando en cuanto nos vayamos estar el mayor tiempo posible y capaz, venir al Uruguay con un disco nuevo o una propuesta nueva.

Mario: Compartiendo la experiencia que tuvimos en Curitiba, con actuaciones en escuelas y liceos, donde nos vieron más de 6.000 estudiantes. Esa gira queremos tenerla en el interior por ejemplo. Y buscar apoyo para eso, es una tarea titánica, si llegás a concretarlo es lo último que hacés en la vida porque no te queda fuerza para nada. Que por suerte lo puede hacer Laura Canoura ahora, que está bárbaro y nos da una alegría enorme porque abre una brecha muy importante.

Aldo: Sienta un precedente importante.

- Pero Laura Canoura lo puede hacer porque tiene una multinacional que la apoya

Mario: Si, es una artista Warner, todo lo que quieras. Pero en algún lugar sigue siendo Laura Canoura, una artista que la peleó un montón. Porque se abren lugares nuevos en el interior, la gente el interior está más receptiva a escuchar otro tipo de propuesta. Lo increíble de venir de afuera, de una experiencia riquísima artística y humanamente, es encontrarte con las trabas que te ponen para acceder a la prensa, a un auspicio, es increíble. Vos venís con una energía impresionante para contarle a todos lo que pasó, y en realidad pasa inadvertido.

Aldo: Eso es bastante cruel. Son muy pocos, como el caso de Laura, que son considerados artistas en sí mismos. El que todavía "no llegó" es el que tiene el hobby y si sos artista "debes ser un bohemio" y es difícil transmitir el concepto de que uno está haciendo una cosa seria. Un trabajo desde el punto de vista profesional muy comprometido con lo artístico.

Mario: Esto siempre fue así, no creo que El Kinto o Tótem hayan vivido otra situación, quizás la parte económica era un poco mejor. Pero no estamos sufriendo nada diferente a otros músicos.

Aldo: Salvo el movimiento tropical que está trabajando bien, editando bien y sacando discos de oro. Una industria muy fuerte, prolífica y en ascenso. Ellos ni siquiera necesitan irse para volver, incluso nos llegan desde otros medios internacionales esos mismos trabajos. Pero bueno, son opciones también, ellos se dedican a un determinado tipo de música y nosotros no.

- ¿Qué opinan de este fenómeno?

Aldo: Es bravo arriesgar una opinión muy íntima en el sentido que uno al ser artista considera arte todo, desde que se pulsa una cuerda de un laúd hasta que se tira de una tanza. Son opciones musicales, a nosotros nos gusta determinado tipo de música que lleva otra elaboración y que trata de pintar un paisaje musical con la letra, o que una campana te haga despertar determinada cosa.

Mario: Es una cuestión de gustos también, pero lo que rescato de por ejemplo "Fatales", es conocer los entretelones de su aparato de Producción, que debe ser muy bueno, se debe aprender mucho de ellos.

Aldo: Otra cosa positiva es que generan un trabajo enorme. Porque trabajan discotecas, trabajan los dueños de las barras, los fleteros, todas las casas de música. Hay trabajo para todo el mundo alrededor y bueno, uno que es sensible a las cosas que pasan en la sociedad como artista que es, esas cosas no lo puede pasar por alto, sería necio decirte que no me gusta. Aparte más de uno de nosotros en un cumpleaños o en una fiesta va y se divierte con ese tipo de música. Es una cuestión de gustos...

- ¿Por qué eligieron el tema Percepciones para dar nombre al disco?

Aldo: El tema "Percepciones" es justamente una percepción distinta del Candombe. Es un Candombe, sólo que a un escucha sin conocimientos técnicos musicales no le suena a Candombe, sin embargo sí lo es. Sobrevuela el aire de Candombe pero es una percepción distinta de ese ritmo. Creo que pasa con cada uno de los temas en distinta forma, es como una ilusión de lo que hacemos de determinados ritmos, de determinada música. El concepto en general es ese, es encontrar nuestra percepción de cada una de las cosas que hacemos, del arte que hacemos.

Nicolás Hidalgo (delUruguaY.net)


 
| INICIO | CD PERCEPCIONES | TEMAS NUEVOS | TALLERES | CORREO | CONTACTO |

Copyright © 1999 -  SOBREMADERAS ® - Todos los derechos reservados.