Inicio
 Historia
 Trayectoria
 Quien es quien...
 CD, Talleres, Mp3
 Recortes de Prensa
 Galería de Fotos
 VideoClips
 Fotos de viajes
 Cosas que pasan...
 Dejanos tu mensaje...
 si estás perdido...

16 junio de 2001
Música
Percusión y repercusión

Sobremaderas trajinó América del Sur divulgando el candombe y cosechando ritmos, instrumentos y experiencias antes de hacerse conocido en Uruguay; su primer disco se llama Percepciones.


Sobremaderas. Una luminosa vocación afroamericana


El grupo Sobremaderas se hizo más conocido en el exterior que en su país, Uruguay. Un mes después de que un puñado de músicos de Carnaval, de teatro y otras actividades musicales, decidieron echar anclas, Sobremaderas ya estaba en Maringá, Brasil, representando a Uruguay en un congreso que incluyó talleres de candombe. El amor que el grupo demostraba hacia la percusión empezaba a tener repercusión.

Al año siguiente actuaron en Paraguay, en Kambakuá, "el asentamiento de raíz afroparaguaya donde se afincaron los descendientes de los tenientes de Artigas", contó Mario Ipuche, uno de los coordinadores del grupo. Chile también los recibió, y Perú, y Brasil otras tres veces.

Cada viaje era una oportunidad para conocer instrumentos, ritmos y músicas. Pero en 1998 miraron hacia adentro y dijeron: "Acá no nos conoce nadie". Así que empezaron a buscar un espacio en Uruguay con originales espectáculos que incluían danza y un variado despliegue musical.

Tambores y lonjas con distintos orígenes y pertenecientes a folclores diversos constituyeron el objeto de atención original del conjunto, que eligió un nombre apropiado para identificarse. De la investigación de ritmos afroamericanos y afrocubanos el grupo se fue haciendo versátil. "Hoy somos una banda que hace un montón de música muy variada, muy variopinta, hay influencias del pop, el funky, candombe, tango, vertientes de todos lados", definió Dionel Scariato, otro de los responsables de la banda.

La percusión, mientras tanto, sigue siendo "una característica decisiva del grupo". Escuchando Percepciones, el disco que el grupo editó a fines de 2000, estas descripciones cobran vida en el oído. Tanto la música como las letras tienen una intención luminosa y la vocación percusiva explota en dos temas que podrían ser uno en dos partes, Etnia I y Etnia II. Son voluptuosas creaciones rítmicas en clave de folclore afrocubano y afrovenezolano, con una riquísima profusión instrumental: congas, cencerros, shekere, cajas chinas, pezuñas, carrillón, quijada pairas, dentro de una larguísima lista.

La "uruguayez" está dosificada en los temas de Percepciones. "Hay un montón de cosas que si te fijás bien están ahí; en la guitarra de Palo que hay que ver hay mucha onda Jaime, en una percusión que hacemos con un djembé en Don Julio hay mucha cosa de Mateo", desgrana Scariato.

Una vez establecidos en Uruguay, con la solidez que brinda tener un disco en la calle -"Percepciones fue mucho más de lo que esperábamos", confiesan- la aspiración de la banda es ir a Cuba. Eso se puede concretar en breve a través de "un contacto interesante" que podría incluir una escala en la orilla oriental y caribeña de Costa Rica.

Javier Lyonnet
El Observador
16/jun/2001


| INICIO | TRAYECTORIA | ESPAÑA 2005| VIAJES| CORREO | CONTACTO |

Copyright © 1999 -  SOBREMADERAS ® - Todos los derechos reservados.